Test para franquiciar un negocio

El Test para franquiciar un negocio o  test de franquiciabilidad

 

Hacer un test para franquiciar es un ejercicio que tiene poco sentido.

 

No hay una única fórmula para franquiciar sino que cada negocio y cada empresa pueden franquiciar de manera diferente, así que mucho cuidado con los test milagrosos que de manera automática nos hagan creer que nuestro negocio es o no es franquiciable.

 

Para entender este concepto desde la práctica, pensemos el caso de dos empresas que tienen el mismo negocio, pero que tienen estructuras centrales diferentes y que están en posición de ofrecer unos servicios a sus franquiciados diferentes.

 

¿Quiere esto decir que las dos son franquiciable o que una si y la otra no?

Pues la respuesta es que depende.

 

Depende de la propuesta de franquicia que haga cada una pueden ser franquiciables o no.

 

La franquicia es una propuesta de negocio que se hace a medida y es falso que exista un único test de franquiciabilidad.

 

Un negocio es franquiciable si la propuesta de negocio es buena, y eso no lo diseña un test, sino un Directivo y es una decisión que tiene muchos componentes subjetivos.

 

¿Qué cosas se miran para ver si un negocio es franquiciable?

foto-portada-7

Se analiza la respuesta combinada a las siguientes cuestiones, además de otras temas que varían de un negocio a otro:

 

  1. Se analiza si la marca está registrada, si es entendible y utilizable en diferente territorios.
  2. Si la imagen del local es atrayente para clientes y potenciales franquiciados.
  3. Si la rentabilidad del negocio es atractiva para el tipo de actividad, perfil de candidatos, tipo de trabajo y nivel de inversión.
  4. Si el nivel de inversión por la actividad es adecuado o se debe optimizar.
  5. Se debe definir el nivel de servicio al franquiciado, que varía mucho de un caso a otro, contar el coste mensual que tiene para el franquiciador y valorar cuanto se puede cobrar por ese servicio. Se puede medir esto en un test? Imposible. Esta es la parte más importante para saber si un negocio tiene sentido franquiciado, y no es un test sino un análisis y un calculo a medida y profundo.
  6. Se mira si el negocio es reproducible. Casi todos los negocios lo son con algunas excepciones raras. La clave está en el coste de la reproducción en relación al tipo de negocio.
  7. Se mira si es enseñable, cosa que casi siempre se cumple. Lo que varía es el esfuerzo y el coste de la enseñanza. Y eso no hay test automático que lo mida, con sentido.
  8. Se mira si el negocio está probado. Lo cual es un tema subjetivo. Se recomienda que haya pasado tiempo desde que se abrió y que se gane dinero, pero la realidad es que no hay un mes en el que se pueda franquiciar y antes no. Es una decisión subjetiva. Lo cierto es que cuanto más experiencia se tiene mejor, pero ha habido franquicias de éxito que han salido antes de tiempo y franquicias que han fracasado con negocios probados.
  9. ¿Se tienen productos o servicios únicos o se vende una commodity?
  10. Se analiza si hay territorios suficientes para que tenga sentido montar una red y eso depende de varios factores como el nivel de servicio que se de a franquiciados, la dispersión geográfica de los clientes y las ubicaciones potenciales.
  11. Se analiza el estilo y la capacidad del equipo Directivo de la central y su capacidad de liderazgo. Estaría muy bien averiguar eso en un test, pero ya se ve que es difícil y este suele ser uno de los criterios que más pesan en el éxito de una franquicia.
  12. Se deben definir los servicios centrales y los procesos de franquicia. Se deben cuantificar y cuadrar con royalties, cánones y márgenes de producto. Se debe encontrar el mix de servicios que permitan ganar dinero a franquiciado y franquiciador a la vez y que sean interesantes.
  13. Se analiza si es un negocio creíble para los inversores.
  14. Si es estandarizable.
  15. Se mira qué sentido tiene montar una red e incorporar una central.
  16. Se analiza si será atractivo para los inversores.
  17. Se analiza si existe el perfil de franquiciados que se necesitan.
  18. Se analiza si existe el perfil de ubicaciones que se necesitan.
  19. Se analiza la competencia en franquicia y en oportunidades asimilables.

 

Todas estas variables no se pueden medir en un test de ninguna manera.

Un test, no permite ver  si la propuesta que se va a ofrecer es buena o no, de modo que un test simple no puede predecir si  tiene sentido o no  franquiciar.

 

Franquiciar un negocio implica decidir como se estructura la franquicia. Implica diseñar un servicio y calcular si es negocio para ambos. No hay test que calcule esto.

 

No se fíe de un test automático de franquicia, no sirve.

 

Más motivos por los que un test de franquiciabilidad no puede tomarse en serio, son:

 

  • Además, lo más frecuente es que un negocio se pueda franquiciar pero haciendo algunos cambios, que se deben diagnosticar caso a caso.
  • La inversión necesaria para franquiciar también varía de un negocio a otro y de una empresa a otra. La diferencia puede ser importante.

 

Conclusión sobre el test de franquiciar

No se fie de lo que le diga un test automático de franquiciabilidad, diga lo que le diga el test.

 

Un negocio no es franquiciable o no franquiciable, básicamente depende de como diseñe su propuesta de franquicia tendrá o no tendrá sentido.


Si desea saber si su negocio es franquiciable, contacte con un consultor para que le dé su opinión 

Comprar una hora de consultoría On Line
O solicite un presupuesto de un proyecto de franquicia:

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: